22 mar. 2013

Oportunidades perdidas por falta de identidad

Una persona iba caminando por la calle y vio basura tirada en el piso, luego se preguntó, ¿Cómo es posible que no haya ALGUIEN que recoja esta basura?


Otra persona iba caminando por una avenida con tráfico en ambos sentidos y vio una persona de tercera edad queriendo cruzar la pista, luego se preguntó, ¿Cómo es posible que no haya ALGUIEN que ayude a las personas de tercera edad a cruzar la pista?


Otra persona leyendo las noticias que colgaba el vendedor en su kiosko de periódicos leyó sobre cómo la cantidad de jóvenes adictos al consumo de alcohol iba en aumento, se preguntó, ¿Cómo es posible que no haya ALGUIEN que brinde mayor información a los jóvenes sobre el daño que se pueden hacer a largo plazo?



Otra persona vio un puesto libre en un mercado, en una zona donde había escasez de oferta de fruta, y se preguntó, ¿Cómo es posible que no haya ALGUIEN que ponga un puesto de fruta en este local en alquiler?

...

¿En qué se parecen éstas cuatro personas?

En que ninguna se acuerda de que ellos también son ALGUIEN.


Esta analogía la hemos escrito en base a algunos ejemplos que vemos día a día, de personas comentando o quejándose de eventos o sucesos, desde un punto de vista en tercera persona.

¡Si tienen más ejemplos para compartir, por favor comenten con libertad! 

Un emprendedor nunca utiliza la tercera persona en su lenguaje, sino la primera persona. Porque la identidad es lo más importante.

Es la respuesta a una pregunta tan simple:

¿Quién eres?

"Yo Soy"




Yo Soy ALGUIEN y por eso voy a hacer que los cambios sucedan, y no esperar a que venga otro ALGUIEN a hacerlos, porque puede que nunca venga otro.

plumaconsultores@gmail.com / www.facebook.com/plumaconsultores

     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tus ideas! ¡Comenta!